¿Qué tema te interesa?
Infórmate sobre tratamientos y diagnósticos aquí.

Vivir
EL DIA A DIA IMPORTA

may
2018

Cuidando al cuidador: Cómo manejar tus emociones

Sentir que estás en una montaña rusa emocional al ser el cuidador (a) de tu ser querido con cáncer es normal pero muy desgastante. Aprende a manejar tus emociones con las recomendaciones de nuestros expertos.

Sí, definitivamente tu apoyo como cuidador(a) ha sido vital para tu ser querido con cáncer de mama metastásico, pero sabemos que también puede ser emocionalmente desgastante, ya que además de ser responsable de la medicación, la higiene, los cuidados y la alimentación, le ofreces a tu familiar los primeros auxilios emocionales. Esto está muy bien, lo que no es conveniente es que niegues tus propias emociones.

Si eres de los cuidadores que sienten que es mejor esconder sus sentimientos y frustraciones de su ser querido con cáncer para no preocuparla más, necesitas saber que el pretender “ser positiva y controlada todo el tiempo” no es conveniente, más tarde que temprano las emociones te sobrepasarán provocando tensión e incluso depresión. Tendrás altibajos emocionales y SE VALE no estar optimista todo el tiempo: no te sientas mal por ello.

Carolina, quien padece de cáncer de mama metastásico, comparte su experiencia en cuanto sus propias emociones y las de su familia: “Mi papá nos dice que somos pesimistas, pero no, somos realistas. Insiste en que nos falta fe, pero no es así, sabemos que siempre está la posibilidad de que el cáncer empeore. Mi mamá se va al lado opuesto, siente va a suceder lo peor. La primera cita entré con mi mamá y fue muy duro para ella. Se quedó sin habla, se puso muy roja, la doctora nos dijo que solo 15 de cada 100 pacientes con metástasis sobreviven. Fue la primera y la última vez que me acompañó. He optado por entrar sola, salvo cuando un familiar tiene que firmar algo, por ejemplo, cuando me operaron.”

La mamá de Carolina sin duda se sentía abrumada y poco comprendida en cuanto sus emociones. “A veces ya no sabía si ponerme a llorar, callar o hablar. Muchas veces chocaba con mi esposo porque yo sentía demasiado dolor y él como que no quería que yo sintiera eso, entonces optaba por irme a la iglesia a rezar.” Dice Guadalupe, mamá de Carolina.

Es importante que los cuidadores generen una red de apoyo con la que puedan desahogarse; además de amistades y otros familiares incluir un psicooncólogo y/o un tanatólogo en esa red de apoyo será de gran utilidad.

Te recomendamos leer también:

Cuidando al cuidador: Entendiendo el impacto del cáncer en la vida de quien “ayuda” al paciente

El cuidador, cómo identificar y evitar el Síndrome del cuidador (burnout)

Fuentes:

  • Gina Tarditi: Es psicóloga, especialista del Instituto Nacional de Cancerología. Autora del libro Las emociones y el cáncer de editorial Océano. Se ha dedicado al área de cuidados paliativos. @gtarditi
  • Centro Oncológico Internacional (COI). Periférico Sur 5246, Coyoacán, 04700 Tel: 01 800 890 0398. Brinda atención de calidad y con un trato digno a las pacientes con cáncer en situación de vulnerabilidad con un modelo integral. Ofrece detección, herramientas de resiliencia, así como los programas Por ti (apoyo en el tratamiento, nutriólogo, rehabilitación física, psicólogo y psiquiatra) y Para ti (para ayudar a los que menos tienen con el transporte para llegar al COI). http://www.coisalud.com

Deja un comentario