¿Qué tema te interesa?
Infórmate sobre tratamientos y diagnósticos aquí.

Aprender

ago
2016

¿Por qué es necesaria la Radioterapia?

La función de la radioterapia es matar las células enfermas y evitar que se reproduzcan. El problema con la radioterapia es que las células sanas también son atacadas –lo mismo sucede con la quimioterapia- pero la mayoría casi siempre se recupera una vez concluido el tratamiento. La radiación, al igual que la cirugía, sólo afecta las células de un área específica del cuerpo. Algunas veces, los médicos recurren a la radioterapia para complementar otros tratamientos, como la quimioterapia, y así obtener mejores resultados en menos tiempo.
En ocasiones, la radiación se utiliza antes de una cirugía para reducir el tamaño del tumor. En ciertos casos, los especialistas recomiendan que se aplique al concluir la quimio para matar cualquier célula cancerosa que pudiera haber quedado.
El radiooncólogo, es decir, el médico especializado en el uso de la radiación, determina el tipo y la dosis que requieres. El técnico, por su parte, ayuda a colocarte en la posición adecuada para tú tratamiento.

Duración del tratamiento
La dosis total y el número de sesiones dependen del tamaño y la localización del cáncer.
Es muy importante que acudas a todas las sesiones, ya que de lo contrario, se reduce la eficacia de la radiación.

Tipos de radioterapia
Se aplica de dos maneras: externa o interna. La mayoría de las pacientes la reciben externa durante visitas ambulatorias al centro de tratamiento. Para ello, se utiliza una máquina que dirige los rayos de alta energía hacia el cáncer y aun margen pequeño de tejido normal que lo rodea. Cuando se utiliza el método interno, la fuente de radiación se coloca dentro del cuerpo. Este tratamiento es conocido como terapia de implantes, ya que así se le llama a la fuente de radiación encerrada en la cápsula que se coloca directamente dentro del tumor o en una cavidad corporal.

Efectos Secundarios
Es muy probable que ya conozcas todos los efectos secundarios de la radiación, que pueden ser agudos o crónicos. Como ya hemos aclarado en otros artículos, el impacto del tratamiento varia de una persona a otra y depende de la dosis aplicada.
Los efectos más comunes se presentan al inicio del tratamiento y suelen desaparecer a las pocas semanas de finalizar las sesiones. Veamos cuáles son las principales y cómo pueden enfrentarse:

Cansancio
La sensación de debilidad y agotamiento desaparece gradualmente después de que termina el tratamiento. Es importante que escuches lo que dice tu cuerpo y te tomes el tiempo necesario para descansar.No trates de hacer todas las actividades que normalmente realizabas. Planea tú día en función de cómo te sientes.Cada vez que te sientas con energía, practica un ejercicio leve, como caminar. Muy pronto te darás cuenta de que esto te ayuda a combatir el cansancio.También es buena idea pedir a tus familiares o amigos que participen en las tareas diarias, como ir al súpermercado, hacer los trabajos del hogar o cuidar a los hijos.Lo más importante es que no descuides tú alimentación, pues durante el tratamiento debes llevar una dieta balanceada para evitar la pérdida de peso.

Cambios en la piel
El área de tú piel que está bajo tratamiento tiene una apariencia roja e irritada, cómo quemada por el sol o bronceada. Después de algunas semanas, también se hace presente una textura muy reseca.
Para contrarrestas lo anterior, lávate con agua tibia y jabón suave. Al terminar, no frotes la piel, sécate con golpecitos delicados.Los cambios en la piel desaparecen gradualmente en un lapso de 6 mesesa 1 año después de concluir el tratamiento.
Para cuidar tu piel es necesario:
• No usar sostén, si lo haces, que sea de algodón y sin varilla)
• Evita poner objetos muy fríos o muy calientes sobre ésa área.
• No uses polvos, cremas perfumes, desodorantes, pomadas, lociones, aceites para el cuerpo ni remedios caseros en esa zona mientras estes en tratamiento.
• Colocar sábila natural o aloe vera
• No expongas al sol la zona irradiada.

Fuente: Asociación Mexicana contra el Cáncer de Mama, aprobada por la Secretaria de Salud

Deja un comentario