¿Qué tema te interesa?
Infórmate sobre tratamientos y diagnósticos aquí.

Vivir
EL DIA A DIA IMPORTA

ago
2016

¿Cómo enfrento la crisis? (Parte 1)

Sentir que el mundo se derrumba es normal si acabas de recibir el diagnóstico de Cáncer de mama metastásico. Conoce cómo reacciona tu mente ante la crisis y que puedes hacer en ese momento.

“Cuando me dijeron que tenía metástasis, me sentí impotente de salir adelante. No creía en mí y le repetía a mi psicóloga: no soy capaz. Era algo que me ahogaba, no dejaba de llorar, me sentí sin libertad como si estuviera encarcelada y no tenía salida.” Pilar, Colombia cáncer de mama metastásico con progresión ósea.

Recibir el diagnóstico de cáncer metastásico es brutal, desata una crisis y adaptarse a los cambios y dudas que surgen no es fácil. Ante la dificultad nuestra mente tiene formas automáticas de responder al peligro, conocerlas te ayudará a enfrentar mejor el diagnóstico y a fortalecerte emocionalmente paso a paso.

La crisis rompe el equilibrio
Los seres humanos necesitamos estabilidad en la vida, sentir que tenemos el control para ser felices. Un diagnóstico como el cáncer de mama metastásico rompe con la sensación de control y estabilidad generando una crisis. Esta crisis expone quiénes somos, nuestras carencias y fortalezas, por eso nos sentimos desvalidas y que el mundo se cae a nuestro alrededor. La intensidad de la crisis dependerá de la percepción que nosotros le demos a la situación, por eso es importante entender las reacciones automáticas para no complicarlas.

Nuestra mente ante la crisis
Ante una crisis nuestras reacciones automáticas generan 4 situaciones:

1 Reacción física
“El cerebro entra en el mood de supervivencia cuando el cuerpo se prepara para responder ante una amenaza liberando adrenalina y cortisol que aumentan la presión cardiaca y nos mantienen alerta. Esta reacción es breve y automática y es conocida como “fight or flight” –pelear o escapar-. Una vez pasada la amenaza el cuerpo recupera el equilibrio.
Toma en cuenta: Puedes alargar esta respuesta si revives constantemente en tu mente cada paso difícil de la enfermedad. El cuerpo reacciona físicamente y secreta las hormonas que te mantendrán en alerta y te harán sentir angustiada lo que generará más estrés y pensamientos negativos.

2 Inclinación a evadirte
Los humanos evitamos el displacer, es decir, no nos gusta sufrir, por eso las crisis nos exponen tanto. Bill O’Hanlon autor del libro: “Crecer a partir de las crisis” señala que los principales comportamientos para evadirnos de la realidad son: comer más de la cuenta, usar drogas, dormir más de lo necesario o llegar a pensamientos simples como “Nunca podré superar esto”, “Jamás seré feliz”. Toma en cuenta: Definitivamente necesitarás darte tiempos para distraerte y no pensar en la enfermedad todo el tiempo, pero no deben ser los comportamientos que predominen, porque a la larga te provocarán más momentos difíciles y agravará la crisis.

3 Se afecta la autoestima
Ante una crisis la autoestima es de las primeras áreas que sufre, ya que el dolor que se experimenta nos puede hacer dudar de nuestras habilidades y capacidades: “No podré resolverlo”, “Yo tuve la culpa por no cuidarme”.
Toma en cuenta: Es normal que te sientas vulnerable y triste pero no permitas que la negatividad te domine y comiences a victimizarte.

“El cáncer de mamá trae una pérdida visible, te ves sin senos y la implicación emocional es muy difícil por ello el duelo es más complicado de manejar y reconciliarte con tu cuerpo.” -Georgina, México, Cáncer de mama con metástasis ósea y pulmonar

4 Surgen preguntas trascendentales
Las crisis nos llevan a cuestionarnos lo que en otro tiempo no nos hemos atrevido a confrontar, surgen preguntas como ¿Qué voy a hacer ahora que mi vida tiene que cambiar?, ¿lograré realizar lo que he planeado?, ¿esto es lo que quiero?, ¿vale la pena seguir con este comportamiento? Toma en cuenta: Una clave para salir fortalecida de la crisis es que la principal pregunta que te hagas sea ¿Para qué a mí? Y no ¿por qué a mí? La primera te lleva a buscar alternativas de solución y cambio, la segunda te victimiza.

Salir fortalecida de una crisis lleva un proceso, primero es asimilar la situación y después cuando el dolor emocional disminuye podrás tomar pasos concretos para enfrentar mejor la situación. Te hablamos de estos pasos en la segunda parte de este artículo.

Fuentes: Fernando Figueroa, Médico Psicoanalista, Coordinador de Investigación Científica y Atención de Reincorporación Social A.C. México. – Bill O’Hanlon, Crecer a partir de la crisis, Editorial Paidós – Gloria Aguiar Green Supera la adversidad y reconstruye tu vida, Revista Fernanda #129, Octubre 2014

Realizado por: Gloria Aguiar Green para Cimab

Deja un comentario