Las terapias alternativas y el cáncer de mama metastásico ¿Cuáles me convienen?

Las terapias alternativas pueden ser un complemento muy efectivo para el tratamiento del cáncer. Acércate a los especialistas y descubre que tienen para ti.

Cada vez existen más opciones para el tratamiento contra el cáncer, dependiendo del tipo de tumor, el lugar donde se encuentra y el momento en que se detecta, de ahí que el oncólogo Gerardo Castorena Roji, Miembro del Cuerpo Médico del Centro Médico ABC y miembro del Comité Médico de Fundación Cima, asegura que la medicina alternativa tiene mucho que aportar.

“El 80 por ciento de mis pacientes utilizan alguna medicina alternativa, el problema es que no nos lo dicen porque temen a que descalifiquemos estos tratamientos. Esto se debe a que hay mucha ignorancia, por parte de algunos colegas, de la efectividad de estas prácticas.

Las terapias alternativas tienen un sustento científico y por lo general una eficacia probada. A diferencia de los remedios, son prácticas milenarias como la herbolaría, la acupuntura china, el shiatsú, que se han utilizado en diversas civilizaciones y funcionan.”

Por fortuna, cada vez hay más especialistas abiertos al trabajo interdisciplinario, de hecho, el Dr. Castorena recurre a la medicina integrativa: “Es una especialidad nueva, formal, con todas las certificaciones correspondientes, que integra un conjunto de disciplinas como la terapia psicológica, la medicina alternativa no invasiva y estamos a punto de incorporar también la medicina tradicional china.”

Es importante diferenciar la medicina alternativa de la charlatanería de ahí que Castorena subraya la importancia de enfocarse más en la persona que va a tratar al paciente que en el tipo de práctica que utilizará. “Los pacientes tienen que tomar la responsabilidad de su salud, necesitan asegurarse de que están en manos de un profesionista. Tienen el derecho de preguntarle cómo se ha formado, cuál es su especialidad, cuantos casos de éxito posee, en base a que maneja su práctica. Con estas preguntas se puede diferenciar a un profesional de un improvisado.”

¿Cómo recurro a estas terapias?

En primera instancia es importante subrayar que el objetivo de este tipo de terapias, en el caso de cáncer metastásico, es ayudar a mitigar el dolor y aliviar, en la medida de lo posible, la ansiedad y las molestias generadas por los tratamientos oncológicos.

Castorena asegura que, desde su experticia, lo más recomendable es el tratamiento integral y, para que éste funcione, es primordial la comunicación, primero entre el paciente y el médico y después entre los médicos tratantes.

Los tratamientos alópatas y los naturales tienen sus pros y sus contras, por eso la comunicación entre los especialistas puede minimizar los efectos negativos y potencializar las bondades de cada práctica.

“Yo estoy a favor de casi todo, pero los tés verdes, el ginseng y el ginkgo biloba, por ejemplo, son potentes anticoagulantes, entonces cuando vamos a operar a un paciente les pedimos que suspenda su consumo. En el caso de las quimioterapias o las radioterapias hay alimentos que están contraindicados, la lista es muy larga y depende de la tolerancia de cada paciente.”

La Health Coach Jessica May, con Diplomado en Desintoxicación de Órganos, coincide y afirma: “jamás recomiendo ni receto nada a un paciente que está en quimioterapia sin que lo avale el oncólogo. Trabajamos en conjunto para mejorar la calidad de vida de los pacientes, en esos casos me enfoco a fortalecer el sistema inmunológico, principalmente a través de la alimentación y la salud emocional.”

Tipos de terapias:
Es importante insistir en que los médicos tratan al paciente en lo individual dado que el cáncer se manifiesta de distintas maneras en cada caso, de ahí la dificultad de indicar una terapia sin conocer la situación particular del enfermo. Ambos especialistas coinciden también en que lo más recomendable es el tratamiento interdisciplinario bajo la responsabilidad del paciente de concluirlo de la forma como le ha sido indicado o, en caso de interrumpirlo o sumar una nueva opción, avisar a los especialistas para que tomen las medidas que consideren pertinentes.

Entre las terapias alternativas que más se están utilizando se encuentran:

• Integrativa:
Es una combinación de herbolaria, psicología (mente-cuerpo) medicina china (acupuntura, shiatsu, ventosas), suplementos alimenticios y dieta. Castorena explica: “cuando tu cuerpo se descompone hay una desconexión que puede ser emocional, física o espiritual; en la medida en la que te reconectes ayudas a tu cuerpo a equilibrarse. La gente que tiene mala actitud le va mal, cuando un paciente tiene una buena actitud le va mejor.”

• Dieta:
Castorena está convencido que la mejor medicina es la comida: “hay pacientes que están dispuestos a meterse quimioterapia por la vena, pero no a dejar el azúcar. No estoy a favor ni en contra del vegetarianismo, estoy en contra de una dieta hiperproteica e hiperlipídica, es decir, mucha proteína y grasa de origen animal, porque tienen una influencia muy grande en enfermedades crónica degenerativas. Si vas a los países de oriente y pides un plato de carne te dan una porción pequeña, apropiada a lo que tu cuerpo necesita. La cantidad de carne que comemos en México es una grosería. Necesitamos regresar a una dieta en la que, sin ser vegetarianos, incrementemos la ingesta de vegetales.

Lo que está alimentando el cáncer son los alimentos procesados y el azúcar, ésta solía ser un gran lujo en épocas antiguas, era cara y difícil de conseguir, se tomaban en porciones muy pequeñas. Hoy 600 mil de los 800 mil productos que están disponibles para consumo humano tienen azúcar agregada.”

• Terapias emocionales:
La health coach asegura que es necesario llenar al cuerpo de paz y tranquilidad, sobre todo porque está pasando por un trance y una lucha muy difícil. “Estos pensamientos generan que el cuerpo cambie,” de alguna forma funciona como una auto medicación, que, si bien carece del poder curativo en el caso de cáncer metastásico, permite aminorar las molestias. “No existe un estudio que compruebe que el enojo o el rencor genere el cáncer, pero si hemos visto que coincide con que los pacientes son personas que han guardado mucho rencor o resentimiento familiar. Tiene que ver con temas del perdón. Necesitamos sacar todo lo que detone sentimientos negativos que nos puedan enfermar o robar energía. El cuerpo habla y manifiesta muchas cosas que no queremos oír. El objetivo es ayudar a desintoxicar la parte emocional, sin la intención de que el paciente asocie esa limpieza emocional con la culpa o responsabilidad de haberse enfermado. He notado que la mejoría depende entre un 60 u 80 por ciento por ciento de la actitud. Siempre les digo a mis pacientes que en la vida las circunstancias nos llegan, pero la actitud con que nosotros las tomemos hace la diferencia.”

El Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de EE. UU. incluye también los siguientes tratamientos:
• Métodos de manipulación:
Quiropráctica, osteopatía, reflexología, quiropraxia, aromaterapia, shiatsu y masajes. Estas opciones pueden ser delicadas si, a consecuencia de la metastasis, existe daño en hueso, por lo que es muy importante consultar con el medico tratante.

• Enfoques sobre la mente y el cuerpo:
Yoga, meditación, oración, y terapias creativas relacionadas con el arte, la música. Pueden ayudar a mantener la movilidad, pero al igual que en el caso anterior dependerá de la situación particular del paciente, es primordial verificar que estas actividades no lo pongan en riesgo.

• Terapias energéticas:
Tai chi, Reiki, Qi gong (chi-kung), terapia floral, buscan un equilibrio energético que ayudará en la calidad del vida del paciente.

La doctora Silvia Allende , Jefe de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología. México, asegura que casi el 90 por ciento de los pacientes recurren a diversos remedios o terapias sin consultar al médico: “es algo cultural que se comparte en los medios e incluso entre los mismos pacientes en las salas de espera desde la víbora, el alacrán azul o la hierba de San Juan, hasta el té de cancerina.”

La especialista concluye subrayando que la medicina alternativa es una opción, pero debe tomarse con responsabilidad.

“Cuando un paciente responsable con su autonomía comparte con su médico que está tomando cierto tipo de terapias alternativas, el tratamiento se vuelve más benéfico porque nosotros no le podemos limitar algo que quizá tiene un efecto en la fe o en sentir que está haciendo algo por su enfermedad. Compartir impacta en la calidad de vida. Por ejemplo, hemos sabido que al tomar la hierba de San Juan durante ciertos tratamiento o efectos de la quimioterapia puede dar insuficiencia renal y eso es muy grave, puede cerrar la puerta para continuar con las quimios. El jugo de toronja y el jugo de uva hacen que disminuya la capacidad de absorción de la metadona (medicamento alternativo a la morfina), si el paciente no lo sabe se pone en riesgo, de ahí la importancia de estar en comunicación.”

Si requieres más información sobre medicina alternativa, te recomendamos visitar: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/paciente/temas-mca-pdq

Por Clara Sánchez para Fundación Cima
________________________

– Dr. Gerardo Castorena, Cirujano Oncológico-Clínica de mama gcastorena@clinicamama.com, 6650-8253, Cel.55-5507-1415

– Jessica May Health Coach, mayjessica@hotmail.com 5203-0826

– Cáncer y medicina alternativa, Rev Cubana Oncol 1999;15(2):77-80
bvs.sld.cu/revistas/onc/vol15_2_99/onc01299.htm

– Terapias alternativas para el paciente con cáncer, https://magiacritica.files.wordpress.com/2009/05/oncologia-cap-68.pdf

*1 https://www.ulaccam.org/actualidad/cancer-de-mama-terapias-paliativas-para-efectos-secundarios

Deja un comentario